Click to listen highlighted text!

Entender para cuidar

Para cuidar a una persona, lo principal es tener una buena base de formación e información para garantizar el éxito.

Aceptación

Dicha fase se desarrolla entre el primero y segundo año posterior a la comunicación del diagnóstico. Coincidiendo con la primera fase de la evolución de la enfermedad en el afectado, momento en que el enfermo puede beneficiarse de los recientes medicamentos que mejoran el rendimiento cognitivo y de la estimulación cognitiva que puede recibir en un hospital de día.

Los familiares y el entorno no suelen ver las necesidades que requiere el paciente, es importante prevenir las necesidades y realizar las gestiones oportunas.    Click to listen highlighted text! Dicha fase se desarrolla entre el primero y segundo año posterior a la comunicación del diagnóstico. Coincidiendo con la primera fase de la evolución de la enfermedad en el afectado, momento en que el enfermo puede beneficiarse de los recientes medicamentos que mejoran el rendimiento cognitivo y de la estimulación cognitiva que puede recibir en un hospital de día. Los familiares y el entorno no suelen ver las necesidades que requiere el paciente, es importante prevenir las necesidades y realizar las gestiones oportunas. 

Impacto del diagnostico

Recibir el diagnóstico de una posible demencia, sea cual sea, en parte tranquiliza ya que permite “situar”, entender y dar sentido a todas las primeras manifestaciones de la enfermedad. Se tranquiliza la angustia anticipatoria que provoca al no saber, pero acto seguido vuelve e reaparecer la angustia, ante amenaza por el porvenir de todo el grupo familiar.

El diagnóstico de demencia conlleva la idea de cronicidad, la irreversibilidad, la dependencia, la larga duración de una enfermedad progresivamente incapacitante cuyo final es la muerte. Esto el médico no lo sabe, la familia lo sospecha si es que no lo sabe ya, y el enfermo probablemente lo sepa también.   Click to listen highlighted text! Recibir el diagnóstico de una posible demencia, sea cual sea, en parte tranquiliza ya que permite “situar”, entender y dar sentido a todas las primeras manifestaciones de la enfermedad. Se tranquiliza la angustia anticipatoria que provoca al no saber, pero acto seguido vuelve e reaparecer la angustia, ante amenaza por el porvenir de todo el grupo familiar. El diagnóstico de demencia conlleva la idea de cronicidad, la irreversibilidad, la dependencia, la larga duración de una enfermedad progresivamente incapacitante cuyo final es la muerte. Esto el médico no lo sabe, la familia lo sospecha si es que no lo sabe ya, y el enfermo probablemente lo sepa también.

Primera Etapa

Si el afectado conoce el diagnóstico, y por lo tanto también parte o todo el pronóstico, la dosificación de la información puede ser más fluida y menos estresante tanto para la familia como para su médico.

Pero hay algo que sólo el entorno familiar, y sobre todo el cuidador principal, le puede proporcional al enfermo, y que constituirá la base de su sentimiento de seguridad para el futuro: el sentirse un ser amado, un ser querido a quien no se le puede  rechazar  por el hecho de padecer una enfermedad progresiva incapacitante.   Click to listen highlighted text! Si el afectado conoce el diagnóstico, y por lo tanto también parte o todo el pronóstico, la dosificación de la información puede ser más fluida y menos estresante tanto para la familia como para su médico. Pero hay algo que sólo el entorno familiar, y sobre todo el cuidador principal, le puede proporcional al enfermo, y que constituirá la base de su sentimiento de seguridad para el futuro: el sentirse un ser amado, un ser querido a quien no se le puede  rechazar  por el hecho de padecer una enfermedad progresiva incapacitante.

Segunda Etapa

La segunda etapa y no menos importante es la reunión con la familia para discutir sobre los cuidados y la organización en definitiva de asignación de tareas.

Esta etapa puede evitar síndrome del cuidador cansado, puesto que con frecuencia la carga del paciente se le otorga a un familiar/cuidador único, limitando su actividad normal y produciendo grandes cargas físicas y mentales. Dependiendo de la planificación realizada por la unidad familiar y apoyada por un técnico  que te aporte datos varios, como subvenciones, centros, posibilidades, podremos  realizar una organización concreta, por tanto,  podremos tener muchas posibilidades e irá cambiando según así se requiera la evolución de distintas fases de las enfermedades.   Click to listen highlighted text! La segunda etapa y no menos importante es la reunión con la familia para discutir sobre los cuidados y la organización en definitiva de asignación de tareas. Esta etapa puede evitar síndrome del cuidador cansado, puesto que con frecuencia la carga del paciente se le otorga a un familiar/cuidador único, limitando su actividad normal y produciendo grandes cargas físicas y mentales. Dependiendo de la planificación realizada por la unidad familiar y apoyada por un técnico  que te aporte datos varios, como subvenciones, centros, posibilidades, podremos  realizar una organización concreta, por tanto,  podremos tener muchas posibilidades e irá cambiando según así se requiera la evolución de distintas fases de las enfermedades.

Tercera Fase

En una tercera etapa, en cual, el cuidador principal como el cuidador de soporte asumen, ante su ser querido enfermo, ante el resto de su familia y ante la sociedad en general, el compromiso de cuidar a su familiar enfermo.

El familiar / cuidador principal se responsabiliza, en muchas veces sin quererlo, tiene que tener claro muchos aspecto y uno de ellos será los pensamientos erróneos, sobre la situación que vive, puesto que, en muchos casos, no verá recompensa por el trabajo realizado con el enfermo, pero esos pensamientos destructivos, no son tales realmente porque el paciente sigue el curso habitual del proceso degenerativo demencial, por tanto, hay que fijarse en actitudes positivas, como una sonrisa del paciente, el mantenimiento físico, la buena nutrición, la buena higiene. No olvidemos que la memoria afectiva del paciente no se le olvida.

La soledad y el aislamiento,  es otro de los estados en los que el cuidador puede presentar por lo que, en este caso es de vital importancia compartir las tareas de cuidado, asistir a centros de retiro, tener apoyo familiar y social en general, para que no pierdas las relaciones sociales, el contacto con la realidad. El familiar puede entrar en una depresión,  por las causas anteriormente dichas, que si no trata de evitar primero y diagnosticar después puede tener consecuencias traumáticas reseñables.   Click to listen highlighted text! En una tercera etapa, en cual, el cuidador principal como el cuidador de soporte asumen, ante su ser querido enfermo, ante el resto de su familia y ante la sociedad en general, el compromiso de cuidar a su familiar enfermo. El familiar / cuidador principal se responsabiliza, en muchas veces sin quererlo, tiene que tener claro muchos aspecto y uno de ellos será los pensamientos erróneos, sobre la situación que vive, puesto que, en muchos casos, no verá recompensa por el trabajo realizado con el enfermo, pero esos pensamientos destructivos, no son tales realmente porque el paciente sigue el curso habitual del proceso degenerativo demencial, por tanto, hay que fijarse en actitudes positivas, como una sonrisa del paciente, el mantenimiento físico, la buena nutrición, la buena higiene. No olvidemos que la memoria afectiva del paciente no se le olvida. La soledad y el aislamiento,  es otro de los estados en los que el cuidador puede presentar por lo que, en este caso es de vital importancia compartir las tareas de cuidado, asistir a centros de retiro, tener apoyo familiar y social en general, para que no pierdas las relaciones sociales, el contacto con la realidad. El familiar puede entrar en una depresión,  por las causas anteriormente dichas, que si no trata de evitar primero y diagnosticar después puede tener consecuencias traumáticas reseñables.

Sonia Gayoso

Neuropsicóloga

 

La aceptación de la enfermedad junto con las estrategias de fomento de actividad cognitiva y físicas, es de vital importancia para la estabilidad de la enfermedad. El cuidado no debe de recaer en una única persona por el riesgo de aislamiento social y carga emocial que soporta que tenga ese rol.   Click to listen highlighted text! Neuropsicóloga   La aceptación de la enfermedad junto con las estrategias de fomento de actividad cognitiva y físicas, es de vital importancia para la estabilidad de la enfermedad. El cuidado no debe de recaer en una única persona por el riesgo de aislamiento social y carga emocial que soporta que tenga ese rol.

Quiero formación

Desde Afal Cartagena y comarca hacemos formación tanto a familiares como a cuidadores. No dejes de preguntar.

Necesito asesoramiento

Desde la entidad tenemos profesionales que pueden asesorarte de tus necesidades.

Contacta

 

Usted consiente, a través de la marcación de la presente casilla, el tratamiento de sus datos con las finalidades descritas en nuestra Política de Privacidad.

6 + 14 =

¡Haz clic para escuchar el texto!