Click to listen highlighted text!

Un enfermo, dos vidas.

Consejos y cuidados

Sonia Gayoso

Sonia Gayoso

Neuropsicologa

Noelia Asensio

Noelia Asensio

Logopeda

Ricardo Chereguini

Ricardo Chereguini

Fisioterapeuta

Maria Dolores Conesa Cava

Maria Dolores Conesa Cava

Trabajadora social

Cristina Muñoz

Cristina Muñoz

Farmaceutica

Adaptación de la vivienda

El domicilio propio es el entorno idóneo para las personas con Alzheimer. El espacio conocido durante sus años y su propia historia vivida en ese lugar le ayuda a estar más orientado y cómodo. Pero puede llegar un momento en que no sean capaces de mantener su seguridad y la de los demás.

Algunos trastornos como la confusión, la agresividad, la deambulación errática y la dificultad de movimiento hacen que sea necesario realizar algunas modificaciones en la casa para que siga siendo un lugar seguro y confortable.

  • Colocar el botiquín y productos de limpieza lejos del alcance de la persona afectada por la enfermedad de Alzheimer.
  • Los cables de los sistemas eléctricos deben estar correctamente colocados en trayectos altos y tapados. Colocar también protectores en los enchufes.
  • Guardar bajo llave los objetos punzantes, cortantes y peligrosos en general.
  • Sustituir la cocina de gas por una eléctrica. Si supone un gasto que no se puede permitir, tener el gas cortado cuando no vaya a utilizarla.
  • Cubrir los radiadores con muebles protectores, asegurándose de que están bien sujetos a la pared.
  • La persona afectada por la enfermedad de Alzheimer puede olvidarse un grifo abierto; por tanto, procurar tener cerradas las llaves de paso del agua cuando no haya nadie más en casa.
  • Si se van a realizar cambios en el hogar, procurar no llevarlos a cabo de forma brusca para no desorientar a la persona que padece la enfermedad de Alzheimer.
  • Eliminar las alfombras, evitar el exceso de muebles y adornos.
  • Cambiar las sillas inseguras por otras estables con reposabrazos, respaldo, con una altura adecuada y que las patas no sobresalgan del ancho del asiento.
  • En las puertas y ventanas será necesario sobre todo en estadios moderados o con trastornos de conducta quitar los cerrojos interiores para evitar que se puedan encerrar.
Terapia Fisica

Los beneficios que aporta la fisioterapia en la demencia contribuyen a mantener el mayor grado de autonomía física y funcional en cada fase de la enfermedad, con el objetivo de mejorar la calidad de vida del afectado y su familia. Para ello, se emplean una serie de actividades físicas y cognitivas según las necesidades detectadas.

La fisioterapia influye en la disminución de los síntomas que afectan a la funcionalidad, que provocan dolor y que, en definitiva, alteran la calidad de vida del afectado y de su entorno familiar.

Asimismo, la orientación familiar y de los cuidadores es básica, dado que la información y estrategias de cómo mejorar el manejo de algunos síntomas de la enfermedad, sus factores de riesgo y las pautas de tratamiento físico y funcional a seguir en casa, son fundamentales en el plan terapéutico y facilitan el fomento de la autonomía de la persona y la atención ofrecida por sus cuidadores.

El objetivo principal va encaminado a mejorar la calidad de vida de la persona:

  • Mejorar y/o mantener la capacidad de deambular lo más independiente y funcional posible (ejercicio físico regular).
  • Favorecer la socialización, el beneficio lúdico y la mejora del estado de ánimo.
  • Mejorar y/o mantener la movilidad articular y el tono muscular, evitando rigideces y atrofia.
  • Prevenir las consecuencias del inmovilismo (cambios posturales y medidas técnicas).
  • Mejorar y/o mantener la independencia en las transferencias.
  • Mejorar y/o mantener una postura lo más óptima posible.
  • Tratamiento del dolor.
  • Prevenir caídas y accidentes.
  • Prevención de las complicaciones de los sistemas circulatorio y respiratorio
Comunicación

La persona con la enfermedad de Alzheimer experimenta cambios en su forma de expresarse y en la forma en la que entiende a los demás, lo que dificulta el proceso normal de la comunicación. Esta progresiva incapacidad coloca a las personas de su entorno en la necesidad de aprender nuevas formas, más apropiadas, de comunicarse con él.

Involución del lenguaje según estadios de la enfermedad:

Fase Leve. Los trastornos del lenguaje son sutiles. Dificultad para encontrar las palabras adecuadas (anomia), con interrupciones frecuentes o leve tartamudeo. Empleo de palabras “esto”, “eso” para referirse a objetos. Tendencia a divagar. Ideas fijas repetitivas. Lentitud paulatina para la comprensión. AFASIA ANOMICA

 

Fase Moderada. Marcada pobreza en el lenguaje espontáneo. Errores frecuentes de expresión ocasionan un lenguaje incomprensible y estereotipado. La comprensión se afecta, apareciendo en ocasiones la “ecolalia”, o repetición automática de lo que dice el interlocutor. AFASIA SENSORIAL TRANSCORTICAL

Fase avanzada. Reducción de todas las capacidades lingüísticas, tanto en la comprensión como en la expresión. AFASIA GLOBAL. Sin embargo, también existen casos atípicos en los que la alteración se centra en el lenguaje, mientras que la memoria y el resto de capacidades están, en comparación, relativamente preservadas.

Farmacologia

farma

Aseo Personal

A medida que las deficiencias de memoria progresan, las personas suelen desarrollar dificultades con las tareas de la vida diaria, una de ellas el baño. En las etapas más avanzadas de la enfermedad de Alzheimer, las personas se resisten a cualquier tipo de asistencia que involucre el contacto físico. En ocasiones en la higiene personal la persona puede ser agresiva, el cuidador debe entender que esta reacción no es deliberada.

Aseo personal

  • No introducir estufas eléctricas en el cuarto de baño.
  • Guardar el secador y la maquinilla de afeitar y hacer que los use solamente cuando el cuidador esté delante.
  • Usar alfombras antideslizantes en el interior de la bañera.
  • Si no se dispone de plato de ducha, colocar asideros para ayudarle a que se meta en la bañera. No dejar que la persona entre y salga solo de la bañera.
  • Procurar que los grifos de agua caliente y fría estén bien identificados, ya que por lo general las personas con Alzheimer tienen disminuida la sensibilidad y son muy frioleros por lo que aumenta el riesgo de producirse quemaduras.
  • En el mercado existen los llamados asientos geriátricos para el interior de la bañera, que permiten sentarse si el paciente se cansa o para lavarse los pies. Si no se tiene posibilidad, puede servir un taburete de plástico no muy alto y que mantenga la estabilidad dentro de la bañera.
  • Si la persona ya no es capaz de entrar en la bañera, se le puede asear de pie apoyado en el lavabo o en la cama según su grado de deterioro general. Para ello, conviene preguntar a un especialista cómo se realiza esta técnica.
  • Además de respetar al máximo la intimidad de la persona, hay que tener en cuenta sus hábitos higiénicos, es decir, cuándo se afeitaban, cuántas veces a la semana se aseaban, si lo hacían por la mañana o por la noche.
  • Resulta beneficioso hacer del baño un momento relajante y lúdico, por lo que se puede poner música suave, de su época y dejarle que juegue en el agua.
  • No discutir con el paciente la necesidad de bañarse si no quiere hacerlo. Es mejor espera un rato y volver a intentarlo en otra ocasión. Para animarle, conviene reforzar su imagen: decirle lo guapo o lo limpio que va entre piropos.
  • Aprovechar el momento del baño para observar el estado de la piel en busca de heridas, enrojecimientos y hematomas.
  • Ayudarle a secarse bien, sobre todo los pliegues cutáneos, como las ingles, las axilas, los pliegues entre los dedos y debajo del pecho.
  • Invitarle a colocarse delante de un espejo para que termine de arreglarse.

Regalos

Regalos

Noticias relacionadas

Las personas que ríen o tienen buen humor, poseen una mayor y mejor calidad de vida.

Tener una actitud positiva ante la vida, reír, poseer buen humor, ayuda a gozar de una mejor calidad de vida y un envejecimiento saludable según mantiene la farmacéutica y voluntaria en la Asociación de Familiares y Enfermos de Alzheimer de Cartagena y Comarca, AFAL, Cristina Muñoz Contreras, que el próximo 21 de mayo, ofrecerá una charla informativa sobre envejecimiento saludable en el Hogar de la Tercera Edad de Portman.

Contacta

 

Usted consiente, a través de la marcación de la presente casilla, el tratamiento de sus datos con las finalidades descritas en nuestra Política de Privacidad.

5 + 15 =

¡Haz clic para escuchar el texto!